Política
Siempre saca tajada

Caradura: entre 2019 y 2023, el patrimonio de Cristina creció más que el de los timberos de Wall Street

En su periodo como vicepresidente del Gobierno de Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner incrementó su fortuna en un 2.455 por ciento. (Dibujo: NOVA)

La ex presidente en dos ocasiones y vice de la gestión de Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner, sigue sorprendiendo por la forma misteriosa y sorprendente en la que su patrimonio se incrementa de manera exponencial, coincidiendo, “casualmente” con los períodos en los que ocupa un cargo en la gestión pública.

Sin ir más lejos, luego de su último período en el Ejecutivo, del 2019 al 2023, declaró tener un patrimonio de casi 250 millones de pesos. A cotización oficial, de 850 pesos, equivaldría a casi 300.000 dólares.

Lo sorprendente de este número no es en sí el patrimonio actual, ya que se cree y se está investigando en múltiples causas que gran parte de su fortuna se ubica en las cuentas de testaferros, sino el crecimiento que tuvo desde el año 2019 hasta el 2023, tiempo en el cuál ella ejerció como vicepresidente.

Al comienzo de la gestión anterior, Cristina había declarado un patrimonio de 9.761.186, y ahora declara tener exactamente 249.421.220, lo cual significa un aumento del 2.455 por ciento. Un número inconcebible que superó por más del doble a la inflación acumulada durante el período, que fue del 1.146 por ciento. En términos reales, consiguió un incremento del 116,25 puntos porcentuales sobre su patrimonio en 4 años, algo que en el mundo financiero fue pocas veces visto.

Para dar una magnitud del hecho, veamos cómo fue el rendimiento real de diversos índices o fondos de inversión internacionales. Por ejemplo, el S&P500 (Standard & Poor’s), probablemente el índice más conocido del mundo, que mide el rendimiento ponderado de las 500 empresas más grandes de Estados Unidos, presentó un crecimiento nominal en pesos del 1.804 por ciento y en términos reales en pesos del 58 por ciento. Esto quiere decir que la vicepresidente logró un rendimiento exactamente el doble que el rendimiento del CEDEAR del SPY.

Pero salgamos de la norma. Comparemos entonces a Cristina con lo mejor que tiene el mundo financiero, Berkshire Hathaway, la billonaria sociedad tenedora de acciones liderada por Warren Buffet, quien para muchos es considerado el mejor inversor de la época.

El CEDEAR de Berkshire Hathaway cotizaba cerca de los 760 pesos al inicio del mandato de Alberto Fernández. Pasados los 4 años, las acciones de esta sociedad llegaron a cotizar alrededor de los 15.780 pesos. Para sorpresa de pocos, las acciones de la empresa dirigida por el famoso inversor norteamericano reportaron un crecimiento nominal cerca del 1.970 por ciento y del 72,80 puntos porcentuales en términos reales.

Son números realmente impresionantes, pero que parecen amateur en comparación al crecimiento real del patrimonio de la trader experta Cristina Kirchner, quien tuvo un crecimiento real 44 puntos porcentuales por encima del inversor más famoso del mundo. Si manejara el país como maneja su portafolio, seguramente el FMI le estaría debiendo plata a la Argentina.

Negocios bien pagados

La millonaria dirigente peronista es una hábil inversora en terrenos. Al cierre de este año, declaró un total de 25 inmuebles, que incluían 18 casas (una en El Calafate y las restantes en Río Gallegos), 2 locales en Río Gallegos, 4 departamentos (dos en la capital santacruceña y dos en el barrio porteño de Recoleta), y 1 terreno en El Calafate.

La gran mayoría de las propiedades fueron compradas durante la dictadura militar, entre 1977 y 1982, cuando el matrimonio tenía un estudio de abogados y, como representantes de bancos y financieras, se dedicaban a las cobranzas y ejecuciones extrajudiciales. Esos inmuebles con los que se quedaron a muy bajo precio por las deudas contraídas por sus dueños, les permitieron incrementar su fortuna por el negocio de los alquileres.

Sin embargo, también tuvo una explosión de ganancias a través de un portfolio envidiable, con empresas tanto nacionales como internacionales. En total compró 9421 acciones de empresas como Mercado Libre, Coca Cola, Visa, Apple, Microsoft y hasta de Vista Oil.

En la reciente declaración patrimonial declaró exactamente acciones correspondiente a los siguientes empresas: Apple, Vista Energy, Microsoft, Visa, Coca Cola y Berkshire Hathaway (americanas), Donat Investments (India) y Bioceres Crop Solutions Corp y Mercado Libre (argentinas).

Lo más curioso de esta situación es la denigración y agravios que han recibido este estilo de corporaciones por parte del gobierno kirchnerista. Particularmente, Marcos Galperín, dueño de Mercado Libre, se tuvo que recluir en Uruguay desde el triunfo de Alberto Fernández en 2019, perseguido por el gobierno que lideraba desde la vicepresidencia la hábil compradora de acciones de $MELI.

También, para cerrar con broche de oro, declaró, junto a sus dos hijos, Máximo y Florencia con los cuales comparten otro tipo de propiedades y acciones, US$ 3 millones de dólares americanos en efectivo, después de haberles donado, en 2016, más de 72 millones de pesos.

El crecimiento patrimonial de Cristina Kirchner tiene solo dos explicaciones: o la ex mandataria es la mejor inversora del mundo, ganándole a todos los grandes financistas del mundo, o ha sido partícipe de inmensos casos de corrupción para enriquecerse a costa del pueblo argentino.

Lectores: 2088

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: