Economía y Empresas
Preocupaciones a futuro

El talón de Aquiles del Gobierno: los planes para evitar la devaluación y el conflicto con el campo

La asunción del ministro de Economía trae aparejada varias cuestiones a resolver, como es la problemática del campo. (Dibujo: NOVA)

El plan base de fases del nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, tomó un rumbo diferente para inyectarle reservas al Banco Central, sin optar por la devaluación ni el desdoblamiento. De esta manera, busca evitar lo que podría ser un mayor descontrol ante el peligro por el desborde financiero.

Se trata de un crédito externo, incentivos y tipos de cambios diferenciados, con el objetivo de adelantar exportaciones y conseguir 10 mil millones de dólares para las arcas del Central.

Ese refuerzo le daría más espalda a la autoridad monetaria para defenderse, mostrar que tiene dólares y reducir la brecha cambiaria. La diferencia con el dólar oficial, que hoy está en torno al 120 por ciento, hace que se demanden más divisas por parte de los importadores, que los granos no sean vendidos por productores rurales y que no se liquiden las exportaciones. ¿Por qué sucede? Lo cierto es que están a la espera de un salto brusco de ese tipo de cambio o de que suceda algo similar al fenómeno de devaluación forzada de 2014, conocido como “Fabregazo”.

Las medidas anunciadas este miércoles resultan claves en la negociación con la Mesa de Enlace. En el equipo, admiten que el campo es el "corazón" de la acumulación de reservas, por lo que Massa proyectó el adelanto de exportaciones por 5 mil millones de dólares en 60 días.

Recordemos que el Banco Central, conducido por Miguel Pesce, anunció este jueves que las empresas que adelanten la liquidación de exportaciones, van a poder hacer un depósito dollar-linked hasta la fecha de liquidación de esa exportación y aquellas que prefinancien exportaciones podrán depositar los dólares en una cuenta especial a cambio de un bono remunerado. Esa medida, con todo, no resuelve la pulseada con los productores.

Por esto, la cartera económica siguió afinando detalles: una de las alternativas es mejorar el "dólar soja", por el cual los productores pueden acceder al dólar solidario por el 30 por ciento de sus ventas y el 70 por ciento restante colocarlo en un depósito ajustado al dólar oficial. Al igual que el dólar turista, la medida fue impulsada por Silvina Batakis, pero quedó en la nebulosa tras su eyección.

Tampoco cayeron bien en el campo las trabas incluidas en la letra chica de la normativa para poder hacer el "rulo" con dólares financieros, un mecanismo que actualmente utilizan para dolarizarse las empresas.

El principal problema, según un dirigente de la Mesa de Enlace, es que "nadie va a querer quedarse un 70 por ciento en pesos", cuando pueden sentarse sobre la soja y mantenerse dolarizados.

Ahí, es donde entran a tallar las otras herramientas que podrían ponerse a prueba en los próximos días, como una mayor aceleración en la devaluación del tipo de cambio. Con el dólar corriendo a un 5,5 por ciento, muy por detrás de la inflación, en el equipo económico creen hay que "acomodarlo" para evitar que la demanda vaya al blue, al CCL o al MEP. Juan Carlos Fábrega lo intentó en 2014. Llevó el ritmo de suba al 9 por ciento mensual y tuvo que convalidar una devaluación del 25 por ciento.

Lectores: 617

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: