Política
Exclusivo de NOVA

Florencia Casamiquela, el "caballo de Troya" de Randazzo usado para introducirse en Juntos por el Cambio

Se trata de la punta de lanza del "randazzismo" para poder dar con el desembarco del ex ministro K en la principal coalición opositora. (Foto: NOVA)

El volátil ex ministro kirchnerista del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, que no encontraba su lugar en la política post paso por el Frente para la Victoria (FpV), envió a su lugarteniente, Florencia Casamiquela, a que cerrara filas dentro de Juntos por el Cambio (JxC). De esta manera, cuentan con la idea de conformar la “pata peronista” dentro del ala de las “Palomas”, en la principal coalición opositora.

Mientras el ex presidente Mauricio Macri, acompañado por los diputados Cristian Ritondo y María Eugenia Vidal, cuenta con su comodoro peronista Miguel Ángel Pichetto, desde la contraparte similar del jefe de Gobierno porteño se apega al “randazzismo”.

“La realidad es que Randazzo se la pasaba hasta hace muy poco tomando café cada 2 días con el diputado José Luis Espert. Resulta raro que de la nada ahora juegue cerca de Juntos”, aseveraron fuentes anónimas del espacio libertario en diálogo con este medio. ¿Se viene una unidad de fuerzas para hacer peso dentro de la oposición?

Se trata de la hija del fallecido Carlos Casamiquela, reconocido ingeniero agrónomo y ex ministro de Agricultura de la Nación K entre 2013 y 2015. Una joven abogada que tuvo su momento de fama y mayor exposición cuando salió del ostracismo al secundar a Randazzo en la boleta a senador nacional por la provincia de Buenos Aires en 2017. Ahora es una punta de lanza peronista más en JxC.

De ferviente militancia kirchnerista durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Ferndández de Kirchner como adlátere de Randazzo cuando este ostentaba verdadero poder y futuro político desde el ministerio del Interior y Transporte de la Nación, Casamiquela combatía “con tenacidad” las políticas del arco opositor que luego se materializaría con Macri y la coalición de Cambiemos en 2015.

En el transcurrir del gobierno de Cambiemos y tras la aventura electoral de Randazzo bajo el sello justicialista Cumplir, la joven abogada se integró y fue parte del Grupo Callao, el espacio de mentoría política fundado por el ahora presidente Alberto Fernández.

2 años después, ya en 2019 y tras la sorpresiva bendición de CFK a Fernández para competir en binomio las presidenciales, Casamiquela trabajó y “militó fuerte el Frente de Todos”.

Así, al alcanzar el poder en diciembre del 2019, fue nombrada (al igual que todos sus compañeros del Grupo Callao) en un cómodo cargo preferencial: primerísima asesora de Matías Lammens en el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación. Desde ahí militó (otra vez fervientemente) a favor de la gestión de Alberto Fernández, con el desendeudamiento contra el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la lucha contra la “Plandemia” como puntas de lanza.

Pero su acomodamiento en la estructura administrativa nacional duró poco. Quizá por “obediencia debida”, tuvo que ceder y renunciar a Turismo para acompañar a Randazzo en su nueva aventura electoral 2021 desde “Vamos con vos”. Como resultado, Casamiquela quedó nuevamente en el llano político.

Desde NOVA, se pudo saber de fuentes oficiales que le “costó horrores” tener que dejar su oficinas de Turismo para el Frente de Todos. Pero ello le duró poco tras unirse a la campaña para que llegue a la gobernación bonaerense el diputado electo Diego Santilli.

Ante todo lo referido, es propicio dejar en claro que Macri y compañía ya se encuentra en el armado de filtrar al kirchnerismo, y parte del peronismo desencantado, con una de las figuras más multifacéticas de la política. ¿No se estará quemando con leche hervida?

Lectores: 641

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: