Política
Panorama

Axel Kicillof ante un escenario más adverso en la Legislatura por endurecimiento del PRO en su interna

En el plano ejecutivo, fue una semana planchada para Axel Kicillof y movida para los legisladores. (Dibujo: NOVA)

En el plano ejecutivo, fue una semana planchada para Axel Kicillof. Hubo actos, recorridas, anuncios, pero nada de categórica relevancia.

La presentación de obras en el marco del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) 2022 por 17 mil millones de pesos ante intendentes propios y ajenos, fue la gestión más sobresaliente quizá, además de su participación en la primera reunión del Consejo Federal Hidrovía (CFH), para el avance del proceso licitatorio de la Vía Navegable Paraná-Paraguay y la necesidad de llevar adelante las obras del Canal Magdalena.

En lo político partidario, en cuanto a la grieta interna del Frente de Todos, no se produjeron tampoco grandes movimientos ni declaraciones por parte del mandatario bonaerense, pese a las declaraciones de Alberto Fernández al respecto desde Europa fijando posición, y la posterior mesurada respuesta por parte del kirchnerismo/camporismo.

Sí, esta semana que concluye, el foco estuvo en la Legislatura bonaerense, donde se produjo una doble sesión simultánea entre las cámaras parlamentarias. En ese marco, Kicillof tenía acordado el tratamiento y sanción de un paquete de medidas que finalmente, tras una maniobra del macrismo en el seno de Juntos, se frustró en parte.

La iniciativa de Kicillof era la aprobación de la ley que restituya el 82 por ciento móvil a las jubilaciones de los agentes del Banco Provincia, derogado como parte del desguace general de la gestión de María Eugenia Vidal.

Pero se frustró por mandato de un claro endurecimiento del PRO, producto de la interna de Juntos y las relaciones de fuerza en esa coalición, lo que motivó que tampoco se votarán los cargos en el directorio de la entidad y demás organismos públicos.

Se supo que fue Jorge Macri quien llamó y bajó línea a sus alfiles legislativos para impedirlo y marcar la cancha, tanto al oficialismo como al seno propio del arco opositor. Por esto mismo, recobró fuerza la posibilidad de una próxima constitución de un “interbloque” PRO en Juntos en la Cámara baja. Posicionamientos internos de cara a las relaciones de fuerzas con vistas a 2023.

Pero sí, entre las iniciativas aprobadas, Kicillof logró la sanción del proyecto de adhesión al Consenso Fiscal suscripto con el Gobierno nacional, una ley clave a los intereses de la coalición de gobierno.

Entonces, lo que quedó claro es el rol que asumirá el macrismo puro en su juego y necesidad de imponerse al ala blanda de sus propios y la UCR, lo que deja en claro que el gobernador la tendrá más difícil de aquí a las elecciones generales del próximo año.

La muñeca negociadora por parte del oficialismo parlamentario deberá prácticamente hacer magia para lograr la sanción de sus intereses en lo que resta de la gestión. Sin duda, todo un reto político para los meses preelectorales que se vienen.

Lectores: 492

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: