Información General
Por policías de la Ciudad

La marcha por el crimen de Lucas González nos interpela a todos: asesinado por su forma de vestir

Es increíble que la gente marche pidiendo justicia porque los auxiliares de la justicia, como es la policía, la está matando. (Dibujo: NOVA)

La cruenta muerte de Lucas González, su asesinato, a manos de policías de la Ciudad de Buenos Aires, nos interpela como sociedad. Esos efectivos actuaron peligrosamente con prejuicios, los mismos prejuicios que a veces desde la política se baja al llano. “Negro villerito”, “negro cabeza”, “caco”, son términos que manejan aquellas personas que señalan con una facilidad increíble a aquél que no tuvo la oportunidad de un mejor pasar. Y Lucas Rodríguez se vestía a la “moda”, a lo que se impone por estos días. Y su ropa le costó la vida. ¡Eso es suficiente para hacer un alto y ponernos a pensar qué estamos haciendo mal!

Más de 5000 personas se autoconvocaron frente al Palacio de Justicia este lunes; el abogado Gregorio Dalbón acompañó a los familiares de la víctima; Lucas fue asesinado por la policía porteña

Pasadas las 19, alrededor de 5000 personas se acercaron hacia la entrada del Teatro Colón, congregados en una marcha por el pedido de justicia por el crimen de Lucas González. En la intersección de las calles Tucumán y Libertad, en el centro de la ciudad de Buenos Aires, los manifestantes llegaron a pie hacia el escenario, montado a 150 metros del Palacio de Justicia.

Lucas, de 17 años, fue asesinado por la policía porteña en Barracas. Estaba con sus amigos. Había llegado a la ciudad para probarse en el club de fútbol. Dos de los policías reconocieron este mismo lunes que dispararon contra el auto en el que Lucas estaba con sus amigos. Se probó -horas después del hecho- que la versión oficial, que sugería una persecución y un enfrentamiento “con delincuentes”, era falsa. No hubo ni enfrentamiento ni persecución: fueron los policías los que dispararon. Ahora enfrentan cargos por homicidio doblemente agravado.

Otro dato que complica a los miembros de la fuerza es que la fiscalía cree que quisieron plantar una réplica de un arma para justificar la balacera: tiraron 12 tiros, uno de los cuales mató al joven futbolista. Este lunes, los papás de Lucas, sus amigos y los papás de los chicos que estaban con Lucas ese día, se subieron al escenario en el Palacio de Tribunales y pidieron Justicia. Gritaron “Nunca más”.

Los amigos, los familiares y los vecinos de Lucas llegaron a Tribunales a pedir justicia. Algunos de los presentes bajaron de 15 micros, provenientes de Florencio Varela, de donde era oriundo, con bombos y platillos. Otros, llegaron por su cuenta.

“Yo sabía que a Lucas lo mató la Policía”, cantó, de forma enérgica, un grupo importante de personas, entre otro tipo de consignas alusivas a la violencia institucional.

Lectores: 923

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: